domingo, 13 de abril de 2014

La importancia de la meditacion


En este mundo tan problemático, en donde la gente corre para equilibrar su entorno social, familiar y laboral, y si fuera poco... tambien tenemos que lidiar con los cobradores, choferes de micro bus…
Todo el mundo tiene problema con el otro.
Dicen que: nadie está realmente satisfecho con lo que están haciendo, ni están disfrutando de su vida. Atrás han quedado los días en que caminar en los parques, caminar por el barrio, pasear por la playa; uno se sentía realmente ¡tranquilo! Ya no se puede saludar a las personas… solo el hecho de hacerlo, te podrían mirar con mala cara…
Varias investigaciones de universidades importantes, dicen que la gente, están estresadas y esto es peligroso para la salud mental, definitivamente tenemos que hacer algo al respecto.
Aquí entra la "Meditación". La meditación ha sido siempre una parte de la cultura hindú. De hecho, se dice que los sabios hindúes estaban en un estado de meditación en la mayoría de veces y por lo tanto, vivían una vida tranquila, satisfecha y espiritual.
La meditación, no es más que un ritual espiritual que trata de calmar a su mente. Es una actividad en la que la persona se centra toda su energía en un “punto de pensamiento” en donde “cierra el resto del mundo” y se sumerge en el “poder la imaginación”. 
En otras palabras: La meditación es una herramienta que sirve para introducirnos en nuestro interior y ver nuestras deficiencias psicológicas, emocionales y físicas. Y, desde el conocimiento de lo que somos en realidad, comenzar el camino de nuestra propia recuperación.
Se supone que es un trance y una experiencia muy relajante que obliga a toda la negatividad a ser empujado fuera de su mente, cuerpo y alma para luego aparecer como un alma muy positiva y relajada.
Todo el mundo se está dando cuenta de la importancia de encontrar la felicidad interior y el entrenamiento de la meditación se está convirtiendo en una codiciada habilidad Pero, a diferencia de lo que muchos piensan, no es una práctica religiosa o no tiene ninguna connotación religiosa.
Por último, no tiene nada que ver con la religión, pasado, futuro, la raza, el credo, el país, etc de nadie - Y si tiene todo que ver con el corazón y la mente


sábado, 12 de abril de 2014

El hombre se ha interesado en la mujer por épocas

El hombre se ha interesado en la mujer por épocas, temporalmente, pero jamás invariablemente.
Durante la época romántica, la mujer movió y conmovió señaladamente al varón y lo inquietó muchísimo. Acaso pueda decirse, y sin exageración, que el siglo romántico, el XIX, fue el siglo de la mujer. Otro tanto ocurrió en la Edad Media, en la época de los trovadores y las cortes de amor. El hombre exalta a la mujer y la entroniza, le rinde culto. Ella es su ama y patrona y él simple vasallo, y como bien dice Ortega y Gasset se proyecta sobre la relación sentimental entre ambos sexos la idea de señorío.
El interés que hoy tenga o pueda tener el hombre en la mujer es relativo. La mujer le interesa poco al varón. Así viene ocurriendo desde hace un cuadricenio y la razón de la ocurrencia es la creciente indiferenciación sexual. Los sexos están despolarizándose, se desdibujan, pierden la claridad de sus perfiles o contornos, tienden a la indeterminación, no son definidos ni concretos.
La homosexualidad, la bisexualidad, la transexualidad, la metrosexualidad, el androginismo, el unisexismo, el travestismo, lo intersexual, lo fuera de orden, lo irregular, extravagante y extraño, todo lo que desdibuja e indetermina en materia sexual, todo esto es lo que hoy adquiere notoriedad. Para que el hombre se interese de veras en la mujer, y la mujer en el hombre, tiene que haber  dimorfismo sexual, o sea dos formas o dos aspectos anatómicos diferentes, uno para cada sexo, y la diferenciación psicológica  correspondiente que permita conductas definidas y propias de cada sexo.
No hay que ser muy culto ni perspicaz para comprobar que nuestra especie es cada vez menos dimorfa. Dícese dimorfa  de la especia animal o vegetal cuyos individuos presentan de modo normal dos formas o aspectos notoriamente diferentes.
En una época como la nuestra, tan entreverada sexualmente, el dimorfismo sexual está desvaneciéndose. No hay pues razón ninguna para sorprenderse de que el hombre se interese cada vez menos en la mujer.
Además, hay otro hecho incontrovertible que favorece el desinterés masculino por la mujer. Me refiero a la escasez de hombres. Las mujeres saben muy bien que los hombres codiciables y apetecibles escasean y que por el contrario ellas abundan y en demasía. Este asunto lo ha expuesto con gracia y penetración Eugenia Benfield en su libro, muy recomendable, titulado ¡Quedan hombres! ¿Dónde están los míos? Según Benfield, actualmente es más fácil cazar un ornitorrinco australiano que conseguir un marido que valga la pena.
 por Marco Aurelio Denegri

¿Como es la Infedelidad?


“Estoy muy arrepentida por lo que hice, pero no sé cómo contárselo”, dice Fiorella (27). Ella tiene un enamorado, Gonzalo (28), desde hace dos años. Sin embargo, hace un mes, ella conoció a Javier (32), un joven administrador que ingresó a la empresa donde trabaja. Se hicieron amigos rápidamente.
Una noche, en el cumpleaños de un compañero, Fiorella y Javier conversaron, bebieron unos tragos y terminaron besándose. Al día siguiente, ella se sentía terrible por la resaca y, sobre todo, por la culpa provocada por el beso inesperado. “Encima, discutí con Gonzalo por un motivo que ni me acuerdo”, cuenta. Javier la llamó ese día y quedaron en verse para aclarar las cosas. Fueron a tomar un café. Él la hizo sentir mejor. Rieron juntos. Volvieron a besarse.

“Toda esa semana que estuve peleada con Gonzalo, salí con Javier. Pasaron cosas intensas. Pero me di cuenta de que solo era algo pasajero, que no había nada más que atracción, así que corté el asunto antes de que se hiciera más complicado”.
El dilema de Fiorella, hoy, es contarle o no lo sucedido a Gonzalo. “Una vez me dijo que si yo le sacaba la vuelta, que no le diga, que simplemente termine con él. ¡No quiero hacer eso! Cometí un error, lo sé, pero aún lo amo y quiero estar con él”.
OLVIDAR O REVELAR
“Hay dos formas de encarar el asunto”, afirma Manuel Saravia, psicoterapeuta del Instituto Guestalt de Lima. “En Estados Unidos, por ejemplo, se brindan talleres para transparentar la relación. Son terapias que ayudan a crear el ambiente para liberar culpas, escuchar y perdonar”.
Por el contrario, Saravia habla de las ‘verdades innecesarias’. “Si el hecho ocurrió hace mucho tiempo atrás y si la persona no volvió a ser infiel, quizás sea sensato guardar el secreto”, precisa.
Elegir hablar o callar requiere, primero, la evaluación de la situación. No es lo mismo una sacada de vuelta aislada e irrepetible que, digamos, una relación infiel paralela. Además, hay que tomar en cuenta la personalidad del ser amado, el tiempo que llevan juntos, el estado actual de la relación, entre otros factores. “Confesar un acto de infidelidad no es algo que se pueda confesar así nomás. Ambos deben estar preparados para asumir las consecuencias”, anota Saravia.


DATOS
- La infidelidad puede causar divorcios. El 18% de matrimonios se separa por esta razón, según una investigación realizada por el Instituto Familia.

jueves, 27 de marzo de 2014

10 cosas que los hombres aman de las mujeres


Una encuesta de nuestros fans de 10puntos en Facebook dirigida para los hombres, logró confirmar el top ten de de las cosas que los hombres aman de las mujeres, aunque en realidad sean millones de razones las que existen para adorar a una mujer, la gran revista para hombres llamada Hombres.biz también nos colaboró para el top ten de hoy, pues estás son las razones más populares por las que amamos a las mujeres:

1- La Feminidad siempre
Los hombres aman que nunca pierdan su bello toque femenino, eso si, sin pasarse.
2- El buen humor y optimismo
Que siempre estén alegres y optimistas, las mujeres pesimistas y que solo se viven quejando no caen del todo bien.
3- Que le muestre su admiración y confianza
Que siempre admire al hombre y confié en él, y en las metas y propósitos de ellos.
4- Que sepa escucharlo con atención y sin interrumpirlo
Cuando el hable que no lo interrumpa.
5- Que ella se comporte con dignidad, decoro, naturalidad y tacto todo el tiempo.
Siempre femenina y natural.
6- Que lo adule discreta y oportunamente
Siempre diciendole cosas bonitas y admirando.
7- Que se interese en sus problemas y sus actividades, pero sin darle consejos, a menos que el se los solicite
Se interese en problemas del hombre pero nunca decirle que hacer de mala manera, talvez un par de consejitos y ayudar a las solociones pero no pasarse.
8- Que ellas siempre Huelan Rico
El dulce aroma no se cambia por nada.
9- Que sean amorosas
Menos celosas y más amorosas.
10- Que sean admiradoras de él
Que siempre sean admiradoras sobre todo.

Estás son las cosas que los hombres amamos de las mujeres, la lista la hicimos gracias a la revista de hombres, www.hombres.biz

Buscas Trabajo por Internet?

Yo lo hago en mis tiempos libres... aunque al principio si tenia que ponerle de mi parte y funciono de maravilla, ahora estoy feliz y agradecido por la oprotunidad que yo mismo escogi.
Dale clic aqui para que descubras lo que hago
(en total son tres videos que te llegaran a tu correo)